Mi última visita al dermatólogo y un nuevo diagnóstico

Esta es una entrada que no fue nada de fácil escribir, me costó mucho hacerlo puesto que aún estoy asumiendo el tema.

Como les cuento en el título de esta entrada, hace un tiempo (agosto 2017) fui a la dermatóloga, ya que como todos los años, comencé con síntomas de alergia en mi cara y por esas fechas mi rosácea comienza a notarse más de lo normal.  Sentía mucha picazón en el rostro, tenía puntos localizados con rojeces y mi piel se estaba descamando mucho, al igual que mi cuero cabelludo. Síntomas que asocié a una alergia.

Al entrar a la consulta de la Dra., observó como tenía mi cara en ese momento, me hizo un par de preguntas de rutina y me dijo que me sentara en la típica camilla para examinarme, pero no solo examinó mi rostro, sino que mi cuerpo entero…espalda, brazos, piernas y pies…Me miró y me preguntó “¿Te han dicho alguna vez que tienes dermatitis seborreica?” . En ese preciso momento pasaba por mi mente: “¡Que!, ¿Otra cosa más a la piel que me diagnostican?” y me angustié por un momento. Le respondí que no, que nunca ningún dermatólogo me lo había dicho. Luego de eso comenzó a explicarme de que se trataba esta afección a la piel y como íbamos a tratarla para evitar que avanzara en el tiempo.

Aparte de la angustia que sentí en ese momento, sentí una rabia tremenda, porque después de que investigué sobre el tema era TAN obvio que la tenía y ningún especialista con los que me había atendido anteriormente me lo había dicho.

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica, también llamada eczema seborreico, es una enfermedad de piel muy común y de poca gravedad. Es una inflamación crónica que surge en áreas de la piel que tienen un gran número de glándulas sebáceas.

La dermatitis seborreica no afecta la salud de forma relevante, pero puede ser incómoda debido a la picazón, causando constreñimiento cuando las lesiones se desarrollan en partes visibles del cuerpo, como el caso de la dermatitis seborreica en el rostro.

Se caracteriza por lesiones de piel del tipo rash, con placas rojas que pican y pueden descamar. En general las lesiones surgen en áreas con gran producción de grasa en la piel, como cuero cabelludo, cara, región del pecho, conducto auditivo y espaldas. Cuando acomete al cuero cabelludo, la producción de caspa es uno de los signos más comunes.

                                                                                                   

La dermatitis seborreica no es una enfermedad contagiosa ni un signo de higiene personal deficiente. Tocar en las lesiones no te hará contraer la enfermedad.

La dermatitis seborreica acomete alrededor del 20% de la población mundial, pero solamente un 3% de las lesiones de piel son clínicamente relevantes. Los hombres son más acometidos que las mujeres. Es una enfermedad tiene dos picos de incidencia: durante el primer año de vida y después de la pubertad. Una vez que las lesiones hayan surgido por la primera vez, se vuelve una enfermedad crónica, que va y vuelta a lo largo de las décadas, con períodos de agravamiento de las lesiones, seguidos de gran mejora y desaparecimiento de los síntomas.

Del punto anterior, me di cuenta que cuando bebé si tenía dermatitis (ver fotos siguientes) y varios bebés de mi familia la han tenido, incluyendo mi hijo, pero en ese momento pensé que era solo temporal.

La dermatitis seborreica presenta un carácter crónico, con períodos de mejora y empeoramiento que persisten durante décadas. La enfermedad suele agravarse con el tiempo frío y seco, en situaciones de fatiga o estrés emocional, tras ingestión de alimentos grasientos, en personas que fuman o después de baños calientes. Estas son las mismas condicionantes de la rosácea y requiere de cuidados similares.

¿Cuáles son los síntomas de dermatitis seborreica?

Los síntomas de dermatitis seborreica de aparición corriente comprenden:

  • Escamas cutáneas blancas y floculares o amarillentas, grasas y adherentes: “caspa”
  • Lesiones en la piel
  • Placas que cubren una zona cutánea extensa
  • La piel es oleosa o grasa
  • Picor en la piel: ésta puede llegar a ser intensa si la pìel se infecta, dando lugar a picor adicional y sangrado potencial si el paciente se rasca
  • Eritema leve
  • El cabello puede caer

 

Después de la visita a la dermatóloga, pude darme cuenta que la gran mayoría de las rojeces que tenía en el rostro no eran por la rosácea, sino que por la dermatitis, mi cuero cabelludo picaba más de lo normal y al fin pude encontrarle una razón también a esa descamación que ocurría en mi rostro.

Por suerte mi rosácea y dermatitis no están en etapas avanzadas, son más bien de carácter muy leve, porque comencé a tratarlas a tiempo. La picazón que tenía en mi rostro y cuero cabelludo eran muy molestas y había días en que era insoportable y muy frustrante.

Las descamación y picazón ya no existen con el tratamiento y los productos que estoy usando en estos momentos, me han ayudado significativamente en esta mejoría (les contare en próximas entradas sobre ellos) .

Ahora mi rostro y cuero cabelludo están muchísimo mejor, la picazón y rojeces han disminuido considerablemente. Estoy teniendo mi piel muy lisa y cada vez con menos imperfecciones.

Es importante mencionar que amo a mi doctora y ahora no la cambio por nada del mundo, fue la única que se dio el tiempo de revisarme además de diagnosticar algo que era tan obvio que tenía.

¿Alguna lectora con dermatitis seborreica?

¡Nos leemos!

 

Author: Mano de Gato

Share This Post On

4 Comments

  1. Lili, lo siento tanto! Que lata que tengas esa complicada enfermedad en tu piel que más encima sea incurable, y que tengas que vivir toda tu vida con ella en forma crónica. Lo bueno es que al fin lograste encontrar una profesional que te va a ayudar en forma adecuada para tus necesidades, ahora no la puedes dejar ir! Yo jamás he ido al dermatólogo, y creo que sería bueno que este año (bueno ya, el otro porque de este no queda nada) poder conseguir una consulta (aunque sea caro ya que ninguno atiende por FONASA) ya que yo misma me autodetecté rosácea pero en realidad no he seguido ningún tratamiento específico para evitar que avance. Tu artículo me ha abierto los ojos para ir en búsqueda de una opinión profesional sobre mi piel, mal que mal es el órgano más grande de nuestro cuerpo y tenemos que cuidarlo como corresponde. Un abrazo y que bueno que estés mejor con el tema de la maldita dermatitis <3

    Post a Reply
  2. Es un tema que ya he ido aceptando, en mi familia hay harta gente con piel sensible y dermatitis así que nada que hacer ><. Además me ha ido súper bien con el tratamiento. Lo ideal sería que puedas visitar al médico dermatólogo para que vea si de verdad tienes rosásea y pueda ayudarte y aconsejarte. Cariños!!!!

    Post a Reply
  3. Pucha!! qué lastima!! mucho animo!! lo bueno es que no están en una etapa avanzada y puedes cuidarte. Debes seguir con el tratamiento, sobre todo con los cambios de clima me imagino que se acentúa aún más
    Animo y saludos!!

    Post a Reply
    • ¡¡¡¡Muchas gracias!!! menos mal que estaba en una etapa muy leve pero las molestias estaban igual :(.

      ¡¡¡Cariños!!!

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *